Las tercera ley de Arthur C. Clarke — Fatas Morganas

La tercera de las leyes de Arthur C. Clarke reza lo siguiente:

“Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.”

La respuesta mas divertida a esta ley, la más conocida de Clarke, es la del personaje creado por Phil and Kaja Foglio. En el comic Girl Genius, Agatha Heterodyne exclama:

“Cualquier magia lo suficientemente analizada es indistinguible de la ciencia.”

Del mismo modo que la tercera ley de Clarke tiene múltiples ejemplos sobre los que reflexionar, merece la pena detenernos ante la frase de Agatha Heterodyne. Su afirmación es más que cierta, y nos recuerda que muchos de los fenómenos atribuidos a la magia, si se estudian en profundidad tienen sus propias explicaciones científicas.

Un claro ejemplo son las avistamientos de barcos fantasmas que surcan los cielos de los países nórdicos, también conocidas como las Fatas Morganas.

Plantilla-Fotos-Whatag

Habremos podido experimentar alguna vez al colocar una cucharilla (o un lápiz) en un vaso transparente con agua cómo ésta parece doblarse por arte de magia. La luz viaja a velocidades distintas dependiendo del medio (en este caso agua—aire), y cuando llega a nuestros ojos se crea el efecto óptico de que el lápiz queda doblado.

mirage

Aquellos que conducen, se habrán encontrado con frecuencia con un fenómeno singular. Cuando hace mucho calor, a veces en el asfalto nos encontramos con lo que nos parecen charcos de agua dónde se reflejan los otros coches pero que desaparecen al acercarnos. Estos espejismos son debidos a la gran diferencia de temperatura que se produce en el aire cercano al asfalto (grandes gradientes de temperatura) que provoca la desviación de los haces de luz.

El mismo efecto ocurre cuando las temperaturas son muy frías. Los haces de luz que salen del barco se desvían, doblándose de tal modo que una persona que esté en la orilla tendrá la sensación de ver un barco volador.

Fata-Morgana

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.